Ruido: cómo prevenirlo para que no les afecte a los ancianos

En nuestra publicación anterior os hablamos de cómo el ruido nos afecta a todos, pero en especial a las personas mayores. Ellos, como comentamos, lo sufren mucho más y pueden tener problemaen el sistema nervioso, así como también en el sistema respiratorio, el digestivo, el neurovegetativo o el circulatorio. Hoy, para evitarlo, desde Residencia Comunidad de Valencia os damos algunos consejos con los que prevenir el ruido.


Para empezar, habrá que hacer revisiones periódicas de los oídos. Con ellas se puede detectar lo que sea posible cualquier problema y, así, tomar las medidas oportunas para resolverlo. Otra forma es ajustar el volumen de televisores, radios u otros dispositivos electrónicos, además de limitar el tiempo que pasan los mayores en ambientes ruidosos y restringir las horas de descanso.

Si se les habla claro y sin elevar la voz, también se contribuye a que el ruido no les afecte tanto. Estamos de acuerdo en que dialogar con un anciano puede ser complicado si tienen problemas de audición, pero no por eso hay que perder la paciencia y hablar a gritos si no nos escucha bien. Aunque es posible que elevando el tono consigamos que entienda lo que queremos decir, es malo para ellos. Es por eso por lo que recomendamos adaptar nuestra voz a la persona con la que conversamos y tomar la precaución de hablar despacio, vocalizar y utilizar frases cortas y sencillas, así como dirigir la voz hacia la cara y evitar cualquier cosa que suponga una barrera para el sonido.

En definitiva, lo más aconsejable es adaptarnos al entorno de la persona y usar un tono que sea cómodo para tanto para quien habla como para quien escucha y, de esa forma, no afectaremos al estímulo que ocasiona el ruido y contribuiremos a mantener la buena salud de nuestros mayores.

0 0
Feed