La 3ª Edad y el frío

Una vez más, el frío del otoño empieza a notarse con fuerza y también comenzamos a ver lluvias y, en breve, incluso nevadas. Por ello hoy, desde RESIDENCIAS COMUNIDAD DE VALENCIA queremos hablar de cómo afecta el frío en las personas mayores. Y es que éste presenta muchos más problemas que el calor en el envejecimiento


Hay que tener en cuenta que el dolor que primero notan es el de los huesos. Muchos ancianos, ya de por sí, tienen problemas relacionados con ellos, como ocurre con la osteoporosis, y el frío hace que se agudicen los síntomas, provocándoles un intenso dolor que es muy difícil de tratar.

Pasamos a hablar ahora de las articulaciones. Por el frío, las ganas de moverse o de hacer determinadas actividades, se relega a un segundo plano. Se gastan entonces muchas menos energías y, cuando se ponen en movimiento, las articulaciones suelen dolerles más que en otras épocas. Esto es algo que también sucede entre la gente más joven.

Para evitar estos malestares, nuestra recomendación es buscar el aislamiento del frío, estar lejos de zonas de humedad y, siempre que se considere oportuno, recurrir a baños de agua caliente. No obstante, el deporte o algún tipo de ejercicio físico, puede puede ser de gran ayuda en este tipo de situaciones.

Sin embargo, si se siente que el dolor persiste, sobre todo en enfermedades como el parkinson, diabetes, hipertensión y las mencionadas anteriormente, será más que oportuno que se haga una visita al médico para que no aumente el riesgo de padecer problemas cardiovasculares, entre otros.

0 0
Feed