Cuidar el corazón: prevenir es curar

En lo que a la salud se refiere no hay mejor defensa que prevenir es curar. Por eso se deben tener en cuenta una serie de recomendaciones que ayuden a prevenir posibles consecuencias cardiovasculares relacionadas con el corazón, como la diabetes

¿Cómo cuidar el corazón?
En primer lugar, seguir una alimentación saludable es fundamental. Una persona con diabetes, en principio y si no tiene ninguna otra contraindicación médica, podrá comer de todo siempre con moderación y ajustando el tratamiento y los hidratos de carbono.

Existe una relación directa entre alimentación sana y reducción del riesgo de complicaciones cardiacas.

Es importante saber que una dieta saludable incluye variedad de alimentos: es imprescindible contar con vegetales, granos integrales, fruta, productos lácteos sin grasa, carnes magras o pescado.

A esta variedad, hay que sumarle lo necesario que es, para una persona con diabetes, fijarse en las cantidades y en las raciones de los productos que se consumen; estos deben aportar nutrientes, por lo que se deberían priorizar los alimentos ricos en vitaminas, minerales y fibra.

En cierto sentido, luchar contra el colesterol “malo” implica asumir un tipo de vida saludable: alimentación sana, reducir la ingesta de alcohol, dejar de fumar, evitar el exceso de peso, realizar ejercicio físico y, en algunos casos si fuera necesario, incluir algún tipo de medicación adicional.

En relación a la alimentación es recomendable evitar ciertos alimentos o sustituirlos por otros; los lácteos que sean desnatados; aceite de oliva, en lugar de mantequilla; o las carnes grasas, por carnes magras con poca grasa como el conejo o el pollo sin piel.

En cuanto a embutidos, yemas de huevo, fritos y bollería industrial, se deben evitar. Y para cocinar, apostar más por preparar los alimentos al horno, a la plancha, a la parrilla, al microondas, asado o cocinado al vapor.

Por último, debemos destacar que practicar ejercicio físico es fundamental también para cuidar el corazón y tenerlo sano. En este punto es necesario poner el énfasis en la palabra regular, es decir, realizar algún deporte a diario. En ocasiones existe inconstancia con respecto a este aspecto, lo cual no debería ser así en el caso de las personas con diabetes, porque, además de prevenir enfermedades cardiovasculares, ayuda a un mejor control de la propia patología.

0 0
Feed

Dejar un comentario