Ancianos y calor: cómo evitar sus efectos

Dentro de unas semanas dará comienzo el verano y, aunque la situación no nos permita disfrutar de él como siempre, no quiere decir que no tengamos que tener cuidado con las temperaturas. Nuestros mayores son más vulnerables a ellas y por eso, desde Residencia Comunidad de Valencia, os damos algunos consejos para prevenir futuros golpes de calor.


Recomendaciones para prevenir los efectos del calor

Cuando sobrepasamos los 65 años, somos más propensos a perder la sensación de calor y de la sed, por lo que se va descuidando la hidratación y la prevención. Para evitar que, a raíz de esto surjan problemas, hay que tener en cuenta lo siguiente:


  • Hidratarse de forma constante
Aunque no se tenga sed, hay que tomar líquidos (agua, refrescos, zumos, etc.) con asiduidad para regular la temperatura del cuerpo.
  • Evitar la exposición prolongada al sol
Es muy importante no estar durante mucho rato al alcance del sol, sobre todo en las horas de más calor y humedad.
  • No ingerir comidas copiosas
Las digestiones muy pesadas aumentan la temperatura del cuerpo, por lo que se aconseja tomar ensaladas, verduras, frutas o comidas ligeras.
  • Llevar ropa fresca y ligera
Hay que llevar prendas que permitan una buena transpiración para que el calor no se quede impregnado en el cuerpo.
  • Estar en estancias bien ventiladas y frescas
Tener las persianas bajadas, o las cortinas, para evitar que el sol aumente la temperatura del lugar.
  • Ducharse con asiduidad
Es la mejor manera para refrescarse rápidamente y regular la temperatura de nuestro cuerpo.
0 0
Feed